Cuando todo parecía hundirse en el barco mostoleño y ya se veía la playa de la octava derrota consecutiva en el horizonte, llego un bote salvavidas en forma de tiempo muerto y un juego de cinco que llevo a buen puerto al equipo, remontando un resultado en contra e incluso pudiendo rozar la victoria a tan sólo tres segundos del final. Un punto que no saca al equipo de la zona de descenso, pero que tiene que ser ese punto de inflexión necesario para afrontar a partir de la próxima semana, siete días de competición con tres partido vitales para los intereses del FS Móstoles.

La visita al primero de mayo donde nos esperaba un Soliss FS Talavera muy necesitado también de puntos, se preveía dura y complicada, sin soporte técnico en el banquillo, los doce jugadores tenían que afrontar cuarenta minutos totalmente solos en una pista que aprieta al contrario y que pese a no presentar una grada llena, supo animar a su equipo desde el pitido inicial.

La primera parte fue claramente local, llevaron el control del encuentro ante un FS Móstoles que esperaba a 20 metros al rival y que no dispuso de ninguna ocasión clara ante Luque, pero tampoco el Talavera inquieto mucho a Humanes y que tan sólo en una internada por la banda de Amorós con pase al segundo palo donde llegaba Buitre conseguía romper el marcador y poner el 1-0 para los visitantes. Parecía que el Talavera podría ampliar la renta con catorce minutos por delante, pero supo aguantar el FS Móstoles con un buen Humanes bajo palos y con una entrega defensiva soberbia del resto de jugadores.

La segunda parte fue muy diferente, con más ritmo desde el principio y con un FS Móstoles más volcado ante el equipo rival, presionando la salida de balón como tanto les gusta, siendo más reconocible su estilo de juego y desconcertando a un rival que no se mostraba tan cómodo en la pista. Aún así la suerte no sonreía a los de Santa que a balón parado volvían a encajar un gol, en esta ocasión de tiro directo, de gran ejecución de Adrián Rivera, que ponía el 2-0 y quien sabe si la tranquilidad en el cuadro local.

Pero supo reaccionar el FS Móstoles en poco más de un minuto Lázaro ponía el 2-1 en acción de pívot y con toda la raza y rabia que tenía dentro. Respiraba el Móstoles y buscaba el empate, apretando en ataque y dejando más espacios atrás, lo que siempre conlleva un peligro añadido, que supo aprovechar Anass para montar una contra que supo repeler en primera instancia Humanes, pero que en el rechace Buitre marcaba su segundo tanto y colocaba el 3-1.

Volvía a alejarse el conjunto talaverano y los doce del FS Móstoles pidieron tiempo muerto para respirar y decidir salir de cinco con Asensio enfundado de portero jugador y con 4:33 para el final del encuentro. Salió bien la decisión ya que en pocos segundos Armando marcaba desde la distancia el 3-2 que levantaba a los pocos y valientes aficionados visitantes, que si ya no dejaron de animar a los suyos durante todo el partido, se crecieron aún más. Seguía el juego de cinco y llegaba el empate obra de un soberbio Cristian que a falta de dos minutos marcaba un gol que daba aire a sus compañeros.

El FS Móstoles se lo creía y el FS Talavera estaba cada vez más asustado y no encontraba reacción ninguna y no arriesgo en su juego, cosa que un Móstoles desbocado hizo, tal vez pensando que había que morir en el intento y casi lo consigue con dos ocasiones claras y una última a cuatro segundos donde Guille sólo encontró un providencial Luque para evitar la victoria visitante.

El empate no sirve a ninguno, con los resultados de la jornada ambos ocupan puestos de descenso, pero el Ciudad de Móstoles FS tiene que considerar el punto como ese clavo ardiendo al que agarrarse para seguir peleando. Ahora vienen tres encuentros seguidos en siete días, donde Villafontana recibirá el próximo sábado al Real Betis Futsal B y el martes 19 al Atlético Benavente FS, con la obligación de sacar los dos partidos adelante, para terminar el día de San Jordi en la ciudad condal visitando al filial blaugrana.